¿Qué es la gestión activa?

El término gestión activa significa que un inversor, un gestor de dinero profesional o un equipo de profesionales sigue el rendimiento de una cartera de inversiones y toma decisiones de compra, mantenimiento y venta de los activos que la componen.

El objetivo de cualquier gestor de inversiones es superar el rendimiento de un índice de referencia designado y, al mismo tiempo, cumplir uno o varios objetivos adicionales, como la gestión del riesgo, la limitación de las consecuencias fiscales o el cumplimiento de las normas medioambientales, sociales y de gobernanza (ASG) para la inversión.

Los gestores activos pueden diferir de otros en la forma de alcanzar algunos de estos objetivos.

Por ejemplo, los gestores activos pueden basarse en el análisis, la investigación y las previsiones de inversión, que pueden incluir herramientas cuantitativas, así como en su propio juicio y experiencia para tomar decisiones sobre qué activos comprar y vender.

Su enfoque puede ser estrictamente algorítmico, totalmente discrecional o un punto intermedio. En cambio, la gestión pasiva, a veces conocida como indexación, sigue reglas sencillas que tratan de seguir un índice u otro punto de referencia replicándolo.

Los defensores de la gestión pasiva sostienen que los mejores resultados se obtienen comprando activos que reflejan un índice o índices de mercado concretos.

Su argumento es que la gestión pasiva elimina las deficiencias de los prejuicios humanos y que esto conduce a un mejor rendimiento.

Sin embargo, los estudios que comparan la gestión activa y la pasiva sólo han servido para mantener vivo el debate sobre los méritos respectivos de uno y otro enfoque.

Características de la gestión activa

  • La gestión activa consiste en tomar decisiones de compra y venta sobre las participaciones de una cartera.
  • La gestión pasiva es una estrategia que pretende igualar la rentabilidad de un índice.
  • La gestión activa busca rendimientos superiores a los de los mercados en general, para gestionar el riesgo, aumentar los ingresos o alcanzar otros objetivos del inversor, como la aplicación de un enfoque de inversión sostenible.

Entender la gestión activa

Los inversores que creen en la gestión activa no apoyan las formas más fuertes de la hipótesis del mercado eficiente (HME), que sostiene que es imposible batir al mercado a largo plazo porque toda la información pública ya se ha incorporado a los precios de las acciones.

Los que apoyan estas formas de la HME insisten en que los seleccionadores de valores que se pasan el día comprando y vendiendo acciones para explotar sus frecuentes fluctuaciones tendrán, con el tiempo, peores resultados que los inversores que compran los componentes de los principales índices que se utilizan para seguir el rendimiento de los mercados en general a lo largo del tiempo.

Pero este punto de vista reduce los objetivos de inversión a una sola dimensión. Los gestores activos sostienen que si un inversor está preocupado por algo más que por seguir o superar ligeramente un índice de mercado, un enfoque de gestión activa podría ser más adecuado para la tarea.

Los gestores activos miden su propio éxito en función de la medida en que sus carteras superan (o no) el rendimiento de un índice, industria o sector de mercado comparable no gestionado.

Por ejemplo, el Fidelity Blue Chip Growth Fund utiliza el índice Russell 1000 Growth como referencia. A lo largo de los cinco años que terminaron el 30 de junio de 2020, el fondo de Fidelity obtuvo una rentabilidad del 17,35%, mientras que el índice Russell 1000 Growth subió un 15,89%.

Por tanto, el fondo de Fidelity superó a su índice de referencia en un 1,46% durante ese periodo de cinco años.1 Los gestores activos también evaluarán el riesgo de la cartera, junto con su éxito en la consecución de otros objetivos de la misma.

Esta es una distinción importante para los inversores en edad de jubilación, muchos de los cuales pueden tener que gestionar el riesgo en horizontes temporales más cortos.

Estrategias de gestión activa

Los gestores activos creen que es posible beneficiarse del mercado de valores a través de cualquiera de una serie de estrategias que tienen como objetivo identificar los valores que cotizan a un precio inferior al que merece su valor.

Sus estrategias pueden incluir la búsqueda de una combinación de indicaciones fundamentales, cuantitativas y técnicas para identificar selecciones de valores.

También pueden emplear estrategias de asignación de activos alineadas con los objetivos de su fondo.

Muchas empresas de inversión y patrocinadores de fondos creen que es posible superar al mercado y emplean a gestores de inversión profesionales para gestionar los fondos de inversión de la empresa.

Pueden ver esto como una forma de ajustarse a las condiciones siempre cambiantes del mercado y a las innovaciones sin precedentes en los mercados.

Desventajas de la gestión activa

Los fondos de gestión activa suelen tener comisiones más altas y son menos eficientes desde el punto de vista fiscal que los fondos de gestión pasiva.

El inversor está pagando por los esfuerzos sostenidos de los asesores de inversión especializados en la inversión activa, y por la posibilidad de obtener rendimientos superiores a los de los mercados en su conjunto.

No hay consenso sobre qué estrategia da mejores resultados: la gestión activa o la pasiva.

Un inversor que se plantee la posibilidad de una gestión activa debería examinar detenidamente los rendimientos reales después de las comisiones del gestor.

Ventajas de la gestión activa

Los inversores de un fondo de gestión activa emplean los conocimientos, la experiencia y el juicio de un gestor. Un gestor activo que dirige un fondo del sector del automóvil puede tener una amplia experiencia en este campo y puede invertir en un grupo selecto de valores relacionados con el automóvil que el gestor considera infravalorados.

Los gestores de fondos activos tienen más flexibilidad. Hay más libertad en el proceso de selección que en un fondo indexado, que debe ajustarse al máximo a la selección y ponderación de las inversiones en el índice.

Los fondos de gestión activa permiten ventajas en la gestión fiscal. La flexibilidad en la compra y venta permite a los gestores compensar los perdedores con los ganadores.

Gestión del riesgo

Los gestores de fondos activos pueden gestionar los riesgos con mayor agilidad. Un fondo cotizado en bolsa (ETF) de banca global puede estar obligado a mantener un número específico de bancos británicos.

Es probable que ese fondo haya caído significativamente tras la sorprendente votación del Brexit en 2016. Un fondo bancario global gestionado activamente, por su parte, podría haber reducido su exposición a los bancos británicos debido a los mayores niveles de riesgo.

Los gestores activos también pueden mitigar el riesgo utilizando diversas estrategias de cobertura, como la venta en corto y el uso de derivados.

Rendimiento de la gestión activa

Hay mucha controversia en torno al rendimiento de los gestores activos. Su éxito o fracaso depende en gran medida de cuál de las estadísticas contradictorias se cite.

A lo largo de los 10 años finalizados en 2017, los gestores activos que invirtieron en acciones de valor de gran capitalización fueron los que más batieron al índice, superando su rendimiento en un 1,13% de media anual.

Un estudio mostró que el 84% de los gestores activos de esta categoría superaron a su índice de referencia antes de deducir las comisiones.

Sin embargo, a corto plazo (tres años), los gestores activos obtuvieron una media del 0,36% de los resultados del índice y, a cinco años, un 0,22%.