Un ETF (Exchange-Traded Fund) o fondo cotizado en bolsa, es un tipo de producto de inversión que funciona de forma parecida a un fondo pero que cotiza como una acción. Normalmente replica el valor de otro activo financiero como un índice, sector, materia prima u otro activo en particular pero a diferencia de un fondo de inversión los etfs pueden venderse en cualquier momento como una acción.

Características de un fondo de inversión

  • Un fondo cotizado en bolsa (ETF, por sus siglas en inglés) es un producto de inversión cuyas características están entre un fondo de inversión y una acción.
  • Los precios de las acciones de ETF fluctúan todo el día a medida que se compra y vende el ETF como una acción, esto es diferente de los fondos mutuos, que solo negocian una vez al día después del cierre del mercado.
  • Los ETF pueden contener todo tipo de inversiones, incluidas acciones, materias primas o bonos.
  • Los ETF suelen tener índices de gastos bajos y menos comisiones que comprar las acciones individualmente.
  • El primer ETF fue el SPDR S&P 500 ETF ( SPY ), que rastrea el índice S&P 500
  • Existen diferentes tipos de ETFs

Ventajas de los ETF

  • Acceso a muchos valores de diversos sectores.
  • Ratios de gastos bajos y menos comisiones de intermediación.
  • Menos operaciones de compra y venta.
  • Gestión del riesgo mediante la diversificación.
  • Existen ETFs que se centran en sectores específicos.

Desventajas de los ETF

  • Los ETF de gestión activa tienen comisiones más elevadas.
  • Los ETFs centrados en un solo sector limitan la diversificación.
  • La falta de liquidez dificulta las transacciones en algunos ETF.

¿Cómo funcionan los fondos cotizados en bolsa?

Los ETF se consideran fondos cotizados porque operan en bolsa como las acciones. El valor de las acciones de un ETF varía a lo largo del día, cuando se compran y venden en el mercado.

Esto difiere de los fondos de inversión, que no se negocian en una bolsa y sólo se negocian una vez al día después del cierre del mercado. Además, los ETF suelen ser más rentables y líquidos que los fondos de inversión.

Un ETF es un fondo de inversión que mantiene varios activos subyacentes en lugar de uno solo, como es el caso de las acciones.

Al haber múltiples activos en un ETF, puede ser una opción popular para la diversificación. Por ello, los ETF pueden contener muchos tipos de inversiones, como acciones, materias primas, bonos o una mezcla de tipos de inversión.

Un ETF puede tener cientos de acciones de diferentes sectores o puede estar aislado en una industria o sector concreto.

Algunos fondos se centran exclusivamente en productos de un país, mientras que otros tienen una perspectiva global.

Por ejemplo, un ETF centrado en los bancos contendrá acciones de varios bancos del sector.

Un ETF es un valor negociable, lo que significa que tiene un precio de acción y puede comprarse y venderse fácilmente en una bolsa en un solo día, y puede venderse en corto.

Los fondos abiertos no limitan el número de inversores que pueden participar en el producto.

Ejemplos de ETF

SPDR S&P 500 (SPY): Se trata de un ETF que replica el índice SP500, que es el índice de las 500 empresas más grandes de EE.UU. Por lo tanto este ETF replicará el valor que tenga el SP500 y se comportara de forma similar.

Vanguard Total Stock Market ETF VTI: Este ETF se compone por más de 3,500 empresas de Estados Unidos, desde Apple, hasta acciones de pequeña capitalización, lo que significa que este ETF se comporta como un conjunto de cartera de acciones.

Tipos de ETF

Existen diferentes tipos de Etf para los inversores que se pueden utilizar para la generación de ingresos, la especulación y el aumento de precios, y para cubrir o compensar parcialmente el riesgo en la cartera de un inversor.

  • ETFs de gestión pasiva
  • ETFs de gestión activa
  • ETFs de bonos
  • ETFs de acciones
  • ETFs industriales o sectoriales
  • ETFs de materias primas
  • ETFs de divisas
  • ETFs inversos
  • ETFs apalancados
  • ETFs indexados