Un rebote del gato muerto es una recuperación temporal y de corta duración de los precios de los activos tras un descenso prolongado o un mercado bajista, seguido de una continuación de la tendencia a la baja. Las tendencias bajistas suelen verse interrumpidas por breves repuntes durante los cuales los precios suben temporalmente a ese repunte se le llama rebote del gato muerto.

El nombre «rebote del gato muerto» se basa en la idea de que incluso un gato muerto rebotará si cae rápidamente desde muy alto, haciendo referencia a que si en la grafica del precio de un activo cae mucho rápidamente habrá un repunte en la caída, pero después de ese repunte el gato sigue muerto, es decir, la caída del precio prosigue.

Rebote de gato muerto

Resumen

  • Un «rebote del gato muerto» es un repunte efímero y a menudo abrupto que se produce en el contexto de una tendencia bajista o una tendencia que no está respaldada por los fundamentos y que se invierte con un movimiento de precios a la baja.
  • En el análisis técnico, un rebote de gato muerto se considera un patrón de continuación, en el que el rebote puede aparecer inicialmente como una inversión de la tendencia predominante, pero es rápidamente seguido por una continuación del movimiento de precios a la baja.
  • Las pautas de rebote del gato muerto suelen observarse a posteriori y son difíciles de detectar en tiempo real.

¿Cómo puede ayudarnos el rebote del gato muerto en las decisiones de inversión?

Una conclusión rápida que podemos sacar del rebote del gato muerto es que siempre debemos ser precavidos.

Aunque veamos una corrección del precio de un activo no podemos afirmar que es un buen momento para invertir ya que nos llevara a decisiones precipitadas.

Un rebote de gato muerto solo se puede saber a posteriori pero el echo de preguntarnos ¿Es un gato muerto? puede ser crucial para tomar mejores decisiones.

Como se formo la expresión «Rebote de gato muerto»

En Wall Street por el año 1987, después del crack bursátil que tuvo lugar y que causó el desplome de la mayoría de los mercados de valores los analistas popularizaron esta expresión y suele utilizarse cuando los analistas creen que la recuperación es temporal pero la tendencia bajista se mantiene.