¿Qué es un valor amortizable?

Un valor amortizable es una clase de inversión en deuda en la que una parte del importe principal se paga además de sus intereses con cada pago al titular del valor y donde el pago regular que recibe el tenedor del valor se deriva de los pagos que el prestatario realiza para amortizar la deuda.

Los valores respaldados por hipotecas son una de las formas más comunes de valores amortizables otro ejemplo sera el crédito respaldado por un activo como un coche.

Los valores amortizables están respaldados por deuda, lo que significa que el préstamo o el conjunto de préstamos se ha titulizado.

Desde la perspectiva del prestatario, nada ha cambiado con respecto al contrato de préstamo original, pero los pagos al banco se transfieren al inversor que posee los valores de los que surgió el préstamo.

Los préstamos hipotecarios y los valores respaldados por hipotecas son formas comunes de valores rescatables.

Características clave de el valor amortizable

  • Los valores rescatables son títulos de deuda como los bonos, pero devuelven el principal en cada pago, en lugar de al vencimiento.
  • La mayoría de los bonos corporativos o gubernamentales sólo devuelven el capital al final del plazo del préstamo, por lo que no son rescatables.
  • Las hipotecas y los valores respaldados por hipotecas son una de las formas más comunes de valores rescatables.
  • Dependiendo de cómo estén estructurados los valores, los tenedores de valores rescatables pueden estar sujetos al riesgo de pago anticipado.
  • No es infrecuente que el prestatario subyacente pague por adelantado una parte, si no la totalidad, del importe principal de la deuda si los tipos de interés bajan hasta el punto de que la refinanciación tenga sentido desde el punto de vista financiero.

Cómo funcionan los valores amortizables

Los valores amortizables son títulos de deuda como los bonos, pero devuelven el principal en cada pago en lugar de al vencimiento. Los valores respaldados por hipotecas son una de las formas más comunes de valores amortizables.

Con un valor respaldado por hipoteca, los pagos mensuales de la hipoteca del prestatario se agrupan y se distribuyen a los titulares.

Se trata de un buen sistema para liberar crédito para conceder más préstamos, siempre que los acreedores examinen adecuadamente a los prestatarios.

Otro tipo de valor amortizable muy popular es el préstamo para automóviles, ya que las cuotas del prestatario suelen incluir los intereses más los pagos del principal.

Un conjunto de estos préstamos se conoce como un valor respaldado por activos. La tasa de amortización de este tipo de préstamo puede ser muy diferente a la de un respaldo por hipoteca.

Ejemplo de valor amortizable

Una hipoteca tradicional es un ejemplo de valor amortizable, ya que una parte del capital y de los intereses se devuelve cada mes.

Con un pago totalmente amortizable, la mayoría de las hipotecas convencionales tienen el mismo pago mensual a lo largo de la vida del préstamo, con la parte de los intereses frente al capital favoreciendo al capital con el tiempo a medida que se paga el saldo del préstamo.

El plan de amortización de un préstamo hipotecario de 250.000 euros a 30 años y con un interés del 4,5%, por ejemplo, sería de 1.266,71 euros al mes. En el primer mes del préstamo, 329,21 euros del pago son de capital y 937,50 euros de intereses.

En el último pago, 412,11 euros serían de capital y 854,61 euros de intereses.

Tenga en cuenta que algunas hipotecas no se amortizan, como las hipotecas de sólo interés y las hipotecas globales. Algunas hipotecas sólo pueden pasar a ser amortizables después de un periodo inicial.

¿Qué significa que un préstamo se convierta en amortizable?

Amortizar significa que los pagos del préstamo incluyen tanto una parte de los intereses como del capital. En un préstamo no amortizable, sólo se pagan periódicamente los intereses, mientras que la totalidad del capital sólo se devuelve al vencimiento.