¿Qué es la macroeconomía?

La macroeconomía es la rama de la ciencia económica que estudia los fenómenos económicos globales, agregando los comportamientos individuales, a escala nacional o internacional o en un sector de la economía.

Trata de explicar las relaciones entre diferentes indicadores macroeconómicos como la Renta Nacional Bruta, la balanza de pagos, el crecimiento, la inversión, el consumo, la tasa de desempleo, la inflación, etc.

La macroeconomía se desarrolló por primera vez a partir de los conceptos elaborados por John Maynard Keynes (1883-1946) en la «Teoría general del empleo, el interés y el dinero».

Basada en un modelo complejo y muy elaborado, la macroeconomía es hoy en día ampliamente utilizada por los gobiernos, las instituciones internacionales y las organizaciones privadas para tratar de predecir la evolución de diferentes variables en función de los cambios en el entorno económico y político.

La diferencia entre la microeconomía y la macroeconomía es que la microeconomía se ocupa de los aspectos individuales, mientras que la macroeconomía se ocupa de la economía a nivel global. Ambas son ramas importantes de la economía

Etimología: compuesto de macro del griego antiguo makros, grande, y economía del latín oeconomia del griego antiguo oikonomia, gestión de la casa, compuesto de oikos, casa, y «nomos», gestionar, administrar.

La palabra «macroeconomía» fue acuñada en 1933 por Ragnar Frisch (economista noruego).

Cual es el propósito de la macroeconomía

El propósito de la macroeconomía es analizar la economía a nivel global de una zona geográfica o un sector económico con el objetivo de tener previsiones del desarrollo económico.

¿Qué es el PIB? ¿Qué es una recesión? ¿Qué es una tasa de crecimiento? ¿Por qué aumenta el desempleo durante las recesiones? ¿Cómo medir el poder adquisitivo de los hogares?

La macroeconomía proporciona respuestas a todas estas preguntas. Más precisamente, la macroeconomía definirá todos estos conceptos para entender sus causas y consecuencias ¿Cómo reducir el desempleo? ¿Qué deben hacer los gobiernos para relanzar el crecimiento? ¿Estamos en una recesión? ¿Cómo salir? ¿Es la inflación un problema? ¿Debería el banco central subir su tipo de interés de referencia?, etc.

La macroeconomía se esfuerza por responder estas preguntas (y muchas más). Para ello, utiliza una gran cantidad de herramientas (definiciones, datos estadísticos, modelos, etc.).

Características de la Macroeconomía

La macroeconomía, que es una de las principales ramas del análisis macroeconómico, tiene muchas otras características.

Las características de la macroeconomía son:

  1. Calcular la participación total de bienes y servicios.
  2. Desarrollar modelos de posibles opciones económicas.
  3. Estudia el crecimiento económico y la inflación.
  4. Examina la cooperación entre los consumidores y las empresas.
  5. Examinar la fuerza laboral y las tasas de desempleo.
  6. Su objetivo es prevenir las crisis económicas.

Diferencia entre macroeconomía y microeconomía

La principal diferencia de la macroeconomía se ocupa del comportamiento económico en general y no se centra en conceptos específicos más pequeños, es decir, delega el análisis económico detallado de un país.

Y la microeconomía estudia el comportamiento económico a menor escala, como la organización de los hogares y los mercados específicos.

Ejemplos de macroeconomía

  • Al comienzo de una recesión, los responsables políticos proponen paquetes de estímulo. Como en el caso de Estados Unidos en 2008 en respuesta a la crisis de las hipotecas subprime.
  • En general, todos los gobiernos establecen un salario mínimo legal. Se calcula, por ejemplo, a partir del precio de una cesta de productos básicos para el hogar, y suele ajustarse en función de indicadores macroeconómicos como la inflación.
  • En respuesta a la aceleración de la inflación, la autoridad monetaria decidió aumentar el coeficiente de reservas obligatorias. Es decir, la parte de los depósitos bancarios que no pueden prestarse a los clientes sino que deben permanecer como reservas.
  • El ejecutivo prepara el presupuesto del Estado para el año siguiente y asigna fondos a los distintos departamentos y ministerios. Por ejemplo, puede decidir aumentar los fondos para los programas sociales de lucha contra la pobreza financiera.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta que los casos son diferentes y que, en esencia, todos son problemas económicos que ocurren en un área específica y tienen un impacto significativo en ella.

Otros ejemplos de macroeconomía:

  • Aumento de la producción de determinados bienes.
  • El desarrollo de las infraestructuras.
  • Importación y exportación de mercancías entre regiones.
  • Inflado del producto.
  • Cambios en los activos a lo largo del tiempo.
  • Salarios de la empresa.
  • Trabajos de organización y limpieza.

¿Cómo contribuye la macroeconomía a mejorar nuestra vida cotidiana a corto plazo?

A corto plazo, nos permite comprender nuestro entorno y tomar decisiones que afectan a la sociedad. En otras palabras, la macroeconomía tiene muchas aplicaciones en nuestra vida cotidiana.

La macroeconomía nos ayuda a nosotros, los clientes.

Si gestionamos nuestro presupuesto interno, podremos ver si la situación económica del país mejora o se deteriora en los próximos meses. También nos permite predecir qué zonas se verán más afectadas por una mejora o un deterioro de la economía.

No se utilizan las mismas cosas cuando se piensa que una crisis va a tener un impacto particular o cuando se piensa que se va a tener un buen período.

La macroeconomía puede ayudarnos como inversores.

La incertidumbre macroeconómica plantea riesgos para el mercado de valores y tiene un impacto negativo en nuestras inversiones. Tomamos las decisiones de inversión en función de nuestro apetito y nuestra predisposición al riesgo.

Pero también depende de si hay alternativas más o menos arriesgadas. Por ejemplo, en tiempos de crisis estamos expuestos a más riesgos porque no sabemos cómo evolucionará la economía a corto plazo.

La inflación es un criterio macroeconómico importante para los inversores y ahorradores. La macroeconomía les ayuda a entender qué es la inflación y cuál es el rendimiento de su inversión.

Lo mismo ocurre con los tipos de interés, que siguen dependiendo del entorno macroeconómico.